domingo, octubre 03, 2010

Castilla y el estado de las autonomías (José María Rupérez Cibrián)

Castilla y el estado de las autonomías


Los pasados días 6, 7 y 8 de Noviembre, se celebró en el Senado el debate sobre el Estado de las Autonomías. Todas las comunidades autónomas estaban perfectamente encajadas en sus territorios, excepto Castilla, que está dividida en cinco trozos: parte de Castilla la Vieja unida por la fuerza a León; Logroño desgajado de Castilla la Vieja, lo mismo que Santander; Cuenca y Guadalajara unidas por la fuerza a La Mancha; y Madrid que también es Castilla.

¿Cómo vamos los castellanos a tener una 'fuerte identidad' -como dice el Sr. Rodríguez Zapatero de los catalanes- si los políticos de la transición destrozaron vilmente a Castilla?. La identidad y la cultura castellana acumulada a lo largo se siglos está disgregada y cuarteada como la tierra seca y, al final, se convertirá en polvo y desaparecerá.

Esto es lo realmente canallesco, bochornoso, lamentable, cabreante, indignante…, que siendo Castilla una región esencial en la Historia de España haya sido vilipendiada de forma tan mezquina dentro de un régimen democrático que se supone debe ser respetuoso con los derechos humanos, con la libertad, la igualdad , la solidaridad, y todos los parabienes con los que se quiera impregnar la 'sagrada' palabra democracia.

Es de todos sabido: desde el castellano mas sencillo hasta el más culto, la descomunal injusticia que se ha infligido a Castilla y a los castellanos en nombre de la democracia, ¿por qué?, esta es la gran pregunta que yo me hago. Por qué ese acoso y derribo a Castilla?.¿Había que construir la España de las autonomías sobre los despojos de Castilla?¿Esa era la modélica transición de la que tanto presumen los políticos que pilotaban la nave de la transición española y los mentores de la Constitución?.

¿Se imaginan a Andalucía dividida en cinco partes: Andalucía y Extremadura; Andalucía y La Mancha; Málaga, Granada y Almería?¿Lo habrían consentido los socialistas: Felipe González, Alfonso Guerra, Manuel Chaves, y otros?.¡Impensable!¿Verdad?.

Pero a Castilla, que en los tiempos de la transición no tenía a nadie que la defendiera, había que machacarla, y así se hizo. Y ante este panorama desolador todavía el presidente de la Junta de Castilla y León dice: 'que sería un grave error volver a replantearse esa autonomía'. Todo lo contrario. Lo que es una auténtica irresponsabilidad histórica es empeñarse en seguir llevando a Castilla por el sórdido camino de la permanente humillación.

La transición española no habrá culminado felizmente mientras a Castilla no se le haga justicia. Castilla después de 27 años de vigencia de la Constitución sigue reclamando su unidad territorial y su constitución en comunidad autónoma genuinamente castellana, los castellanos tenemos pleno derecho a ello.

2 comentarios:

Cosas Claras dijo...

Coincido con el señor Rupérez en la mayoría de sus quejas sobre el estado autonómico, pero hay que recalcar una cosilla: Guadalajara y Cuenca no están unidas por la fuerza a La Mancha. La Mancha es sólo una comarca de tantas que tiene Castilla, es parte indiscutible de Castilla La Nueva como lo son Guadalajara y Cuenca, como lo es Madrid, como lo es la parte no manchega de la provincia de Toledo o como lo son el Valle de Alcudia o la Manchuela albaceteña.

Me he dado cuenta de que este blog defiende una idea de Castilla similar a la propuesta por los Carretero. Bien, no vengo aquí de malos modos ni a regañar con nadie como muchos intentan hacer con quien no piensa igual que ellos; ante todo humanidad. He visto cómo seguidores de las tesis "carreteristas" esgrimen mapas antiguos para demostrar que Valladolid y Palencia no son Castilla. Sobre este asunto no me pronunciaré, ya que ni soy vallisoletano ni palentino y además la castellanidad o no de esas provincias es motivo de un debate muy profundo en el que no entraré ahora. El caso es que si ustedes observan esos mapas se darán cuenta se que Toledo, Ciudad Real e incluso en algunos casos Albacete son Castilla, Castilla La Nueva, a la que pertenecen Madrid, Guadalajara y Cuenca. Y observarán cómo su idea territorial de Castilla nunca ha existido, jamás. Comunidades de Villa y Tierra hubo hasta en Albacete, el Común de Villa y Tierra de Alcaraz tiene el título de "Caput Totius Extrematurae" (Cabeza de Toda la Extremadura), e incluso en las zonas donde imperaban las órdenes militares, como es el caso de La Mancha, hubieron de seguirse los fueros castellanos. Por otra parte algunas tierras que ustedes consideran Castilla nunca estuvieron en manos de Común de Villa y Tierra alguno, como es el caso de Sigüenza, perteneciente al Arzobispado de Toledo.

No vengo a imponerles lo que es o no Castilla a la fuerza. Sólo quiero mostrarles que la castellanidad del sur está ahí, latente, y ni cientos de Carreteros pueden borrarla. El pretendido "País Toledano" nunca ha existido tal y como aquí se pinta, ha existido el Reino de Toledo, después Castilla La Nueva, formado por Madrid, Guadalajara, Toledo, Cuenca, Ciudad Real y Albacete.

Saludos.

Zurraquin dijo...

Las afirmaciones del comentario son todo menos claras; el propósito de este blog no consiste en dar a conocer algunos autores exclusivos como se afirma de manera cansina, en este caso los Carretero, y menos aún en identificarse con sus opiniones; solo como ejemplo se pueden citar algunos de los autores cuyos fragmentos figuran en este blog, cuyas escritos presentan un espectro de opiniones difícilmente reducibles a un monotema, entre otros se pueden mencionar:

Alfonso María Guilarte

Alfredo Hernández

Andrés Sorel

Antonio Ruiz Vega

Arturo Pérez Reverte

Carlos Arnaz Ruiz

Claudio Sánchez Albornoz

Denis de Rougemont

Elías Romera

Emilio Lamo de Espinosa

Félix Javier Martínez Llorente

Fernán González

Francisco Iglesias Carreño

García Trevijano

Gaudencio Hernández

Hermann Hesse

Ignacio Carral

Isidoro García Cobos

Inocente García de andrés

José Belmonte Díaz

José Miguel Azaola

José María Codón

Louis Even

Manual Criado del Val

Olegario de las Heras

Oliveira Martins

Rafael Gambra

Ramón Carnicer

Ramón Peralta

Es decir que la simplificación de carreterismo es difícil de adjudicar a menos que se venga con ideas preconcebidas.

Por otra parte en lo que se refiere a la pertenencia de Cuenca y Guadalajara ala Comunidad Histórica de Castilla –La Mancha no fue objeto de ningún referéndum de ratificación por parte de sus habitantes, luego no me cuadra ese lenguaje de: “no están unidas por la fuerza a La Mancha”; ¿Que más fuerza que una inclusión por decreto? Por otra parte un superficial y mero conocimiento geográfico basta para saber que ni Cuenca ni Guadalajara son La Mancha .

Veo que en el escrito, probablemente no muy meditado, apresuras a identificar Castilla con Castilla la Nueva, de la que si pareces conocer las nociones elementales de geografía escolar. Lo que quizá no tengas tan claro es que las comunidades de Villa y Tierra de lo que se denominó más tarde Castilla la Nueva, sobre todo en las provincias de Toledo, Albacete y la actual Extremadura tiene un carácter muy distinto de las comunidades de Castilla la Vieja , de Madrid, cuya mayor parte pertenecía a Segovia, de gran parte de Guadalajara y de la zona serrana de Cuenca, es decir strictu sensu, no eran comunidades castellanas, o con mayor precisión castellanoviejas.

No podía faltar el argumento de la castellanidad; el problema es que no se deslinda con precisión que es la castellanidad; ¿De que se trata cuando se alude a ese término? Tal vez se trate de una lengua común, o acaso de que hay llanuras interminables, o acaso un sentimiento, en el fondo voluble e indefinible como todos los sentimientos, o de que hay una gastronomía similar o de que hay una afición futbolera por ciertos equipos.

Todo ello es posible, no voy a negarlo, lo que es cierto es que hasta los más furibundos nacionalistas castellanos admiten que en el supuesto caso de que alguna vez existiera una nación llamada Castilla con no se cuantas docenas de provincias, esa nación gloriosa tendría regiones diferentes; pues bien en este blog no nos dedicamos a nacionalismos ilusorios, sino mas bien a investigar un poco Castilla como región, que pensamos básicamente coincide con Castilla la Vieja y zonas como la actual provincia de Madrid, mayoritariamente segoviana y no manchega hasta el siglo XIX , buena parte de Guadalajara y la Cuenca serrana. También es posible que se trate en buen parte de investigaciones arqueológicas muy lejos ya del conocimiento y del sentimiento de los actuales castellanos, no nos hacemos la respecto ilusiones ni quimeras.

Lejos de nosotros nacionalismos y castellanidades de estricta observancia