domingo, agosto 21, 2005

Segovia y Cervantes


Segovia y Cervantes


El historiador Manuel González Herrero presenta hoy el estudio “Segovia en la vida y obra de Miguel de Cervantes” / PEÑALOSA

Manuel González Herrero apunta en su último libro que un segoviano imprimió la primera edición de El Quijote

P. B. - Segovia

El historiador Manuel González Herrero asegura con firmeza que el impresor del Quijote, Juan de la Cuesta, era un segoviano que como tantos otros se trasladó a Madrid para buscar un mejor futuro. Para reafirmar su tesis, el académico de San Quirce, tiene centrados ahora sus esfuerzos en localizar la imprenta que Juan de la Cuesta cerró en la ciudad de Segovia para instalarse después en el taller de la madrileña calle de Atocha desde donde se lanzó a la luz pública la primera parte de la historia del ingenioso hidalgo, en 1605, y diez años después la segunda parte, así como Las novelas ejemplares, en 1613, de Miguel de Cervantes.

El origen del impresor de tan ilustres obras está reflejado, aunque solo como una posibilidad bien argumentada, en el libro “Segovia en la vida y obra de Miguel de Cervantes” , de Manuel González Herrero que será presentado esta tarde en el salón de plenos de la Diputación Provincial, en un acto que se suma a las celebraciones del IV Centenario del Quijote.

González Herrero sostiene que fue el cardenal Diego de Espinosa, nacido en Martín Muñoz de las Posadas, quien introdujo a Cervantes en el mundo de las letras, de la mano de Juan López de Hoyos.

Pero además de los vínculos que el cardenal y el impresor marcan entre la vida de Cervantes y la provincia de Segovia, el autor del estudio recupera una sucesión de referencias que aparecen en El Quijote a estas tierras, destacando por ejemplo la presencia de los paños o del Azoguejo. No hay que olvidar que el ventero que armó caballero a Alonso Quijano, había trabajado antes en la plaza segoviana “cita de pícaros y buscones”.

Para animar a la lectura del libro de González Herrero, recordamos que Sancho fue manteado por “cuatro perailes de Segovia”, que doña Dulcinea es “más derecha que un huso de Guadarrama”, o que el hidalgo caballero saboreó gansos de Labajos.

“Cervantes habla de Segovia pero escribe desilusionado, con una visión crítica de la decadencia del imperio español y de su mal gobierno”, ha precisado el historiador dando relevancia al doble propósito que Cervantes persigue a través de sus personajes: censurar los fundamentos ideológicos dominantes y recuperar los valores perdidos: justicia, fidelidad y honradez.

1 comentario:

adivinad dijo...

Cervantes es un castellano que escrive sobre los españoles......

---------